Un aporte de la jornada escolar extendida

En esta semana se celebró en el país un Seminario Iberoamericano de Jornada Escolar Extendida con un abundante e interesante programa de conferencias magistrales, paneles, talleres y conversatorios. Se trataron temas que van desde la gestión institucional y estrategias de impacto para los aprendizajes hasta la gestión pedagógica y rol de los directivos en el funcionamiento de la jornada escolar extendida. Todo esto nos lleva al análisis necesario del aporte que hace esta importante estrategia educativa de la actual administración de gobierno.
Particularmente nos parece interesante la vinculación que se hizo con la mejora de la calidad educativa. Es importante señalar que todas las acciones, estrategias y políticas que se implementen deben estar encaminadas a un fortalecimiento continuo del sistema educativo nacional y la mejora de su calidad.
La jornada escolar extendida es una de las iniciativas que la actual administración pública más impulsa. En el marco de una preocupación generalizada por la mejora de la educación dominicana, se presenta dicha política pública como uno de los pilares de esta agenda. La misma forma parte de los cuatro componentes fundamentales de la Estrategia Nacional de Desarrollo y el Plan Plurianual del Sector Público.
La Jornada Escolar Extendida cuenta en el presente año escolar, según datos oficiales, con 2,879 centros educativos y 863,363 alumnos. Esto supone un avance y genera un compromiso para identificar los temas que se deben mejorar y además enfrentar los desafíos y retos que nos quedan por asumir.
Definitivamente estamos viviendo un tiempo de trascendencia en la educación dominicana. Todos los actores del sistema, públicos y privados; así como el gobierno, sociedad civil y empresarios, debemos seguir trabajando para que los resultados de esta iniciativa sea de impacto positivo para la presente y futuras generaciones.

PUNTOS CLAVES DE LA FORMACIÓN DOCENTE

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) ha definido un Marco de Referencia para Competencias en uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación para docentes. Con la colaboración de empresas tecnológicas de influencia global han realizado, a mi entender, una contribución relevante en este importante tema.
Es un consenso generalizado para todos los expertos en educación que los maestros y maestros siguen siendo claves en el proceso de enseñanza y aprendizaje.
Las tecnologías de la información y comunicación son herramientas vitales en el desarrollo de las habilidades del siglo XXI en los jóvenes. Antes, los docentes deben desarrollar dichas competencias. Es por eso que tiene una importancia vital todo proceso formativo que tenga como meta ayudar a los profesores en la incorporación de las TIC en su aula.
En esta semana estuve como conferencista en un Congreso sobre TIC y labor docente. Para mí fue un honor compartir mis conocimientos sobre el tema con un amplio auditorio interesados en aprender y mejorar sobre tecnología y educación.
Es nuestra recomendación priorizar la formación docente, especialmente en el área de incorporación de las TIC en su trabajo educativo.
Para esto es importante que se tomen en cuenta los procesos de alfabetización digital pero también ayuden a los maestros a desarrollar habilidades prácticas que permitan definir estrategias de incorporación y uso de las tecnologías de la información en el salón de clases.
Ya es el momento de llevar los docentes de un nivel inicial a un nivel de destreza avanzada en el dominio de las TIC. Es importante pasar de un docente 1.0 a un docente 3.0 que tenga niveles adecuados de prácticas pedagógicas basadas en tecnología de la información. Esto resultaría en un gran aporte a la mejora de la calidad educativa.

LA UNIVERSIDAD CONECTADA

La universidad del futuro, quizás ya está ocurriendo en el presente, será transformada de manera radical. La mayor parte de las universidades importantes del planeta ofrecen a los estudiantes del mundo sus cursos en línea y los contenidos de sus clases de manera abierta para que cualquiera pueda acceder a los mismos.

El futuro de la universidad dependerá en gran medida del Internet.

En un principio las universidades descubrieron en Internet un medio idóneo para divulgar el conocimiento que producían. Luego, los avances tecnológicos le permitieron “virtualizar” las clases mediante “campus virtuales” que podían ser utilizados con relativa facilidad por estudiantes y profesores.

Ante este importante fenómeno los profesores debieron hacer conciencia de que sus estudiantes hacían uso intensivo de tecnologías que ellos debían aprovechar desde el punto de vista pedagógico.

En este contexto se hizo posible el surgimiento de universidades totalmente en línea, es decir, que sus ofertas académicas y mayor parte de sus operaciones administrativas ocurrían en la red. Son emblemáticas la Open University y la UOC que en su momento eran referencia mundial.

En la última década hemos sido testigos de una expansión considerable de la oferta en educación en línea impulsada por el movimiento de contenidos digitales abiertos y las plataformas diseñadas por universidades como el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Esto ha permitido la posibilidad de acceder gratuitamente a cursos de las universidades más prestigiosas del mundo.

Una de las revoluciones más importantes en la actualidad es el surgimiento de las plataformas de Cursos Masivos Abiertos en Línea, conocidos por sus siglas en inglés como MOOC. Es simplemente maravilloso saber que se puede visitar uno de estos portales educativos y tomar cursos de universidades a nivel mundial o profesores de prestigio internacional.

En la República Dominicana, la presencia de nuestras universidades en el mundo digital se ha incrementado al pasar de los años. La mayor parte de nuestras universidades tienen campus virtuales de mayor o menor dimensión.