Rector del ITLA participa en panel “Visión de la Educación Dominicana desde un enfoque de la Agenda 2030” en el MIREX.

En el marco de la celebración del Modelo de las Naciones Unidas del Ministerio de Educación (MINUME 2017), nuestro rector Ing. José Armando Tavarez participó el pasado sábado en el panel “Visión de la Educación Dominicana desde un enfoque de la Agenda 2030”

Jose Armando Tavarez JAT

La actividad realizada en el Ministerio de Relaciones Exteriores, forma parte de las acciones de la iniciativa de PromotorXs de la Agenda 2030 que busca la consecución de una educación de calidad como base para mejorar la vida de las personas y el desarrollo sostenible. Nuestro rector actualmente funge como promotor designado de Educación de Calidad, 4to objetivo de desarrollo sostenible.

La innovación en la universidad dominicana 

La innovación es un tema recurrente en diversos espacios académicos, empresariales y gubernamentales. Existe un gran consenso de que un importante elemento para fomentar el desarrollo social y económico de nuestros país consiste en el establecimiento un verdadero ecosistema de innovación y desarrollo. Es importante señalar que en dichos ecosistemas las universidades juegan un importante papel.

En nuestro país queremos tener una economía articulada, innovadora y ambientalmente sostenibles según lo que hemos declarado en nuestra Estrategia Nacional de Desarrollo (END) y diferentes leyes y planes sectoriales. Para llevar a la realidad este propósito, contamos con la ley 139-01 de educación superior, ciencia y tecnología, que crea el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación. Dicho sistema busca fomentar la investigación, el desarrollo y la innovación que produzca o fomente el empleo y el emprendimiento en nuestra nación. Además de coordinar las diferentes políticas, actores y componentes del ecosistema emprendedor de nuestro país.

Por otro lado, también contamos desde el 2008 con un plan estratégico de ciencia, tecnología e innovación (PECYT). En dicho plan se contempló cuatro ejes estratégicos fundamentales que son: fortalecimiento institucional y financiero, investigación científica, innovación y desarrollo tecnológico; formación avanzada de recursos humanos; y por último, divulgación y apropiación social de la ciencia y la tecnología.

Es importante decir que también contamos con un Fondo Nacional de Desarrollo de la Ciencia y Tecnología (FONDOCYT) que financia desde el 2005 proyectos de investigación científica de universidades y empresas; y además está establecido un Sistema Nacional de Innovación y Desarrollo Tecnológico (SNIDT) que tiene tres componentes que son: Instituto de Innovación y Desarrollo Tecnológico, Red de Incubadoras y Parques Tecnológicos.

Si nos damos cuenta, todos los componentes del actual sistema de innovación de la República Dominicana tiene como elemento importante a la universidad. La academia es el espacio donde se dan las innovaciones científicas y se produce los conocimientos que permiten crear un mejor nivel de vida para todos nuestros ciudadanos. Esta función debe ser fortalecida y desarrollada para seguir construyendo el país que queremos. La academia y su innovación son bases fundamentales del desarrollo nacional.

Por: Ing. José Armando Tavarez, MBA, PhD (c)

Twittear: @JTavarezR

Facebook/JTavarezR

RD y la educación superior en línea

En un reciente informe divulgado por la afamada revista Chronicle of Higher Education, se estimó que el 94% de las universidades encuestadas tenían programas académicos totalmente virtuales o en línea. El resto de instituciones de la muestra estaban en el proceso de hacer lo mismo. Esto nos indica y confirma una tendencia global: la educación superior se está virtualizando.
El gran auge que han tenido los cursos masivos en línea y abiertos (MOOC, por sus siglas en inglés) han provocado un interés creciente en la oferta de educación a distancia mediante el Internet y otros soportes tecnológicos. Ya son millones de personas que diariamente reciben clases formales e informales, con crédito académico y educación continua mediante plataformas de educación en línea (LMS, por sus siglas en inglés). Algunas de estas ofertas formativas pueden ser reconocidas por importantes universidades del mundo y conducir a algún tipo de grado universitario. Todo esto nos conduce a la pregunta: ¿La República Dominicana está aprovechando éstas tendencias globales?
Conocemos los esfuerzos importantes que se están haciendo desde el proyecto República Digital para fomentar la adopción de tecnologías digitales en los procesos de enseñanza. Entre ellas resulta necesario destacar la educación en línea. Con el establecimiento de una conectividad total en nuestro país, con buen ancho de banda y disponibilidad de contenidos de calidad, podemos asegurar mejores condiciones a los estudiantes.
Es posible una educación virtual de calidad gracias a las diferentes acreditaciones y certificaciones que existen. Solo basta mencionar que universidades de prestigio como Harvard, poseen un amplio catálogo de cursos en línea y la posibilidad de obtener un grado académico por esa vía.
Nuestro país necesita crear más y mejores condiciones tecnológicas que permitan utilizar la educación en línea como una herramienta de inclusión y equidad social. No permitamos que la localización geográfica y los costos impidan a nuestros jóvenes aprender. Ha llegado la hora de la educación en línea en nuestro país.

Big Data y la innovación en el sector público

Es frecuente que se “estigmatice” el sector público. La percepción general es que en las organizaciones públicas hay más burocracia, menos eficiencia y pocas posibilidades de innovación. Hay una tendencia a comparar las organización gubernamentales con otras de naturaleza distinta y concluir que hay mejor gerencia en aquellas que tienen criterios privados. Lo cierto es que todas las organizaciones que forman parte de nuestra sociedad tienen fortalezas y también oportunidades de mejorar en diferentes aspectos, tanto en el ámbito público como privado.
Para mostrar los esfuerzos que el sector público está haciendo para construir innovaciones que aumenten la satisfacción de los ciudadanos basta con mencionar las iniciativas de Big Data y su aplicación en el ámbito público.
El Big Data consiste en el manejo y análisis de datos masivos o gran volumen de datos que nos permiten obtener información útil para la toma de decisiones o desarrollo de soluciones que permitan dar respuestas eficientes y efectivas a los requerimientos de los ciudadanos.
Existen grandes oportunidades de aplicación de esta nueva tendencia global. Por ejemplo, las diferentes agencias de gobierno producen una cantidad inmensa de datos que pueden servir, si sabemos analizarlos, para hacer modelos de predicción de  accidentes, frecuencia de delincuencia, manejo efectivo del tránsito o medir la efectividad de una política pública. En fin, hay muchísimas oportunidades a la hora de aplicar datos, tecnología e información a la mejora de los procesos gubernamentales.
En nuestro país tenemos la iniciativa de gobierno abierto y datos abiertos. Creemos firmemente que esto debe fortalecerse y seguir creciendo. En la medida que tengamos mayor transparencia en los datos públicos, tendremos mejor gobierno y mejor servicio público. Se hace necesario seguir construyendo un estado innovador y tecnológico.

Publicidad