Reforma en la ley de educación superior

El sistema de educación superior, ciencia y tecnología está en proceso de renovación. Se han convocado todos los sectores para pensar, reflexionar y accionar sobre el futuro de las academias superiores de República Dominicana. Son muchos los desafíos que debemos afrontar, pero estamos seguros de que se pueden superar. ¿Cuáles serían los puntos que deben ser de prioridad nacional en el sector universitario? Citemos algunos.

En primer lugar debemos revisar la estructura del sistema nacional de educación superior, ciencia y tecnología. Es importante clasificar mejor los tipos de instituciones de educación superior y además fortalecer otros actores que pueden jugar un rol clave en el desarrollo nacional. Por ejemplo, la actualización de la ley debe definir incentivos que permitan el desarrollo de centros e instituciones de investigación en ciencias. Además, debemos clarificar la categorización de universidades e instituciones de educación superior, en términos de nivel educativo, base legal y orientación confesional.

Por otro lado, la ley debe dar paso a un sistema de aseguramiento de la calidad que incluya elementos fundamentales como el docente universitario. Los procesos de acreditación o certificación docente deben permitir asegurar la excelencia en los académicos. También se debe fomentar el surgimiento de diversas agencias acreditadoras, nacionales y internacional.

Por último, las diversas formas de financiamiento del sistema universitario y científico deben ser fruto de un pacto nacional. La sociedad dominicana debe entender que las naciones que poseen un buen sistema de educación superior, ciencia y tecnología, prosperan con mayor rapidez que aquellos países que carecen de dicho componente clave de la competitividad.

Enhorabuena a los que han hecho posible este momento importante de la educación y la ciencia en nuestro país. Aprovechemos esta oportunidad para dar los pasos, que se requieren, para continuar la construcción de un país próspero y justo.

Por: Ing. José Armando Tavárez Rodríguez

Twitter: @JTavarezR

Las mujeres en las TIC

Por el rol que me toca desempeñar en la educación dominicana, tengo que participar en entrevistas realizadas por diversos medios de comunicación. En dichos momentos, respondo a varias preguntas que gentilmente me hacen los comunicadores, encargados de programas o medios comunicacionales. Una de las preguntas más frecuentes es la relacionada con la presencia de las mujeres en las carreras tecnológicas. La realidad es que son muy pocas.

En el mundo experimentamos un fenómeno que ha sido estudiado por muchos años. Las mujeres, contrario a los hombres, tienden a realizar ciertas carreras de educación superior en detrimento de otras. Su presencia en ingenierías y tecnologías es mínima. ¿A qué obedece esta realidad?

Una de las causas que los especialistas identifican como principal consiste en el estereotipo cultural con que se van formando las mujeres desde que son niñas. Esto quiere decir, que el ambiente y las orientaciones directas e indirectas de sus tutores o guías, influyen en la toma de decisiones de las chicas a la hora de elegir carrera o hacer su elección vocacional.

En este sentido, es importante señalar que el proceso de discernimiento sobre la propia vocación debe de realizarse en un marco de plena libertad. Las personas deben tener total libertad a la hora de elegir que quieren estudiar y a que quieren dedicarle su vida. Más sin embargo, debe darse un acompañamiento pertinente en el proceso, por personas que puedan ejercer influencia positiva y una guía experta.

Hay muchos programas nacionales e internacionales que hacen una especie de acompañamiento, ayudando a las chicas a descubrir su vocación y a pensar que las ingenierías también son profesiones para ellas.

El Ministerio de la Mujer, Despacho de la Primera Dama, la Vicepresidencia de la República, el CIPAF y otras organizaciones, han implementando campañas y programas que permiten fomentar la equidad de género en el campo de las tecnologías de la información y comunicación (TIC). Felicitamos todos estos esfuerzos nobles y bien estructurados, que aseguran un incremento de la participación de la mujer en el campo tecnológico. Termino diciendo la frase que se acuñó en la campaña implementada, en su momento, por el CIPAF:” las TIC también son cosas de mujeres”.

Por: Ing. José Armando Tavárez Rodríguez

Twitter: @JTavarezR

Un ciberespacio seguro y neutro

El primer martes de cada febrero del año se celebra en el mundo el Safer Internet Day o día del Internet Seguro o Sano. Dicha iniciativa, que tiene sus orígenes en la Unión Europea y diversos programas, procura el desarrollo de un ciberespacio más sano para todos y todas. Este evento se conmemora en varios países a través de diversas actividades. La idea consiste en que las organizaciones y personas ayuden a “promover y debatir sobre la necesidad de tener una Internet más segura, sobre todo para las niñas, niños y adolescentes”.

Las estadísticas confirman que en los últimos años se ha experimentado un crecimiento sostenido del cibercrimen. Este fenómeno no solo impacta las organizaciones sino también las personas. Se han incrementado los ataques phising o suplantación de identidad, así como los acosos cibernéticos, pornografía infantil y otras realidades que amenazan la buena convivencia en el mundo digital.

En la medida en que los seres humanos tengamos un estilo de vida cada más digital, aumentarán las amenazas y peligros en esos medios tecnológicos. Necesitamos personas y acciones que nos ayuden a proteger y prevenir nuestros datos en la web y así aprovechar al máximo las bondades que ofrecen dichas plataformas.

Un tema que ha generado especial atención en este último año y que de alguna manera se vincula con el compromiso de construir una internet segura, es el que tiene que ver con la neutralidad de la red. Este es un principio por el cual “los proveedores de servicios de Internet y los gobiernos que la regulan deben tratar a todo tráfico de datos que transita por la red de igual forma indiscriminadamente, sin cobrar a los usuarios una tarifa dependiendo del contenido, página web, plataforma o aplicación a la que accedan”. Las prestadoras de servicios de telecomunicaciones y los creadores de contenidos son actores fundamentales a la hora de construir una verdadera sociedad democrática y digital.

Es fundamental que sigamos reflexionando sobre la responsabilidad que tienen los organismos gubernamentales en cada nación de garantizar la construcción de una red segura y abierta siempre a los mejores intereses de los usuarios. #TodosJuntosPorUnInternetSeguro

Por: Ing. José Armando Tavárez Rodríguez

Twitter: @JTavarezR

Los jóvenes quieren educación de calidad

En la República Dominicana, se celebra el 31 de enero como Día Nacional de la Juventud. Se hace coincidir dicha fecha con la festividad de San Juan Bosco, fundador de los Salesianos, orden religiosa que ha hecho mucho bien en nuestro país. Todos estos momentos especiales del año nos hacen reflexionar sobre el rol que juega la juventud que se está formando en tantas instituciones educativas. Ellos representan el relevo generacional de los que actualmente ocupan diversas posiciones de liderazgo. Por lo que llegamos a la siguiente pregunta, ¿cómo estamos formando a la actual generación de jóvenes?

Uno de los temas más recurrentes en las conversaciones académicas de todos los días es el que hace referencia a la calidad educativa. Parece que hay un consenso general sobre la importancia de mejorar la calidad del sistema educativo y por tanto de los elementos que la conforman. Esto nos permite resaltar tres aspectos de la calidad que consideramos de altísima relevancia.

En primer lugar, los modelos pedagógicos que implementamos en las aulas deben responder a las exigencias y realidades actuales. La juventud está sometida constantemente a una cantidad impresionante de “distractores” e informaciones que la mantiene enfocada en temas que a lo mejor no generan valor. El gran desafío está en como podemos construir procesos de aprendizaje que hagan más rica la experiencia educativa y ayude a desarrollar plenamente el talento de los jóvenes.

Por otra parte, debemos revisar los contenidos que enseñamos. Las tendencias globales parecen definir un camino donde se hace más importante las habilidades que permiten aprender permanentemente, en lugar de memorizar contenidos que rápidamente se desactualizan. Uno de los esfuerzos que debemos realizar radica en encender la llama del amor al conocimiento en el corazón de los estudiantes.

Por último, están los maestros. Una educación de calidad nunca será posible sin ellos. Con mejores maestros, tendremos mejor educación, ¿cómo podemos tenerlos? Debemos reconocer que hay excelentes maestros en el sistema pero sigue siendo un tema complejo. Un componente fundamental sería: vocación más buena formación. Esta es la forma, en mi humilde opinión, que se puede tener un maestro de calidad.

En fin, para tener garantía de un mejor futuro debemos formar una clase dirigente que realice sus labores de liderazgo dentro del marco de la ética, la experiencia y el conocimiento. Eso solo puede lograrse, si nuestras instituciones académicas proveen educación de la calidad a los estudiantes de hoy, que serán los líderes del mañana. Luchemos por una calidad de la educación al servicio del liderazgo nacional.

Por: Ing. José Armando Tavárez Rodríguez

Twitter: @JTavarezR