Tecnología Financiera o FINTECH

Existen varias tendencias tecnológicas que nos parecen muy prometedoras. El mundo camina y se desarrolla al ritmo de las innovaciones que se producen en nuestros países. Los avances tecnológicos definen nuestras sociedades.

Entre dichas tendencias se encuentran varias, como el Internet de las Cosas, Ciberseguridad, Ciencia de los Datos y muchas más. Una de las que nos parece más importantes, pero que sin embargo no se menciona tanto, es la relacionada con la tecnología aplicada al sector financiero. Se conoce con el nombre de Fintech o tecnología financiera.

Hace unos meses, un amigo del ámbito bancario, me dijo que el negocio de los bancos era altamente tecnológico. Eso me dejó pensando, y a la vez reconociendo, la gran verdad detrás de esas palabras. Si reflexionamos un momento, nos daremos cuenta que la inmensa mayoría de nosotros realiza transacciones electrónicas de manera constante. Todo lo que hacemos en nuestro banco, o casi todo, sucede mediante un dispositivo electrónico o plataforma digital. Sin tecnología, no existirían los bancos tal cual los conocemos hoy en día.

El Fintech o Tecnología Financiera es una “nueva industria financiera que aplica la tecnología para mejorar las actividades financieras”. En otras palabras, Fintech son “las nuevas aplicaciones, procesos, productos o modelos de negocios en la industria de los servicios financieros, compuestos de uno o más servicios financieros complementarios y puestos a disposición del público vía Internet”.

Sabiendo esto, pensamos que una de las grandes tendencias es, y seguirá siendo por mucho tiempo, el uso intensivo de las tecnologías como plataformas necesarias y obligatorias en el crecimiento del sector financiero nacional. El Internet Banking, y demás formas de proveer servicios a los clientes, continuará dominando en el modelo de negocios de las instituciones financieras de hoy y del mañana. Aprovechemos con entusiasmo las bondades de estos avances tecnológicos.

Por: Ing. José Armando Tavárez Rodríguez

Twitter: @JTavarezR

Empleo y educación superior

¿Por qué los jóvenes estudian en las universidades? ¿Cuál es el motivo que impulsa a miles de estudiantes a invertir tiempo y dinero para titularse en alguna institución de educación superior? La respuesta resulta fácil: buscan garantizar un futuro mejor.

Desde el punto de vista académico, podemos concluir que la razón de ser de los estudios superiores o universitarios es el amor por el conocimiento y la posibilidad de formar las mentes de los futuros ciudadanos. Esto es totalmente cierto, pero debemos reconocer que muchos de los estudiantes no tienen plena conciencia de eso. Lo que la juventud tienen en su corazón es la esperanza de un mejor futuro, la posibilidad de asegurar un buen empleo con los estudios realizados. Hemos sido formados por nuestros padres, en sentido general, para estudiar y obtener títulos universitarios porque eso nos permitirá trabajar y así tener mejores condiciones de vida.

En este sentido, las instituciones de estudios superiores deberían tener definidos los indicadores que permitan medir el impacto de la educación que proveen a sus estudiantes. La educación superior de calidad permite generar empleo y emprendimiento de calidad. Las universidades deben formar de manera integral, desarrollando habilidades duras y blandas, formando las conciencias de sus estudiantes y capacitando en habilidades profesionales a aquellos que luego competirán en el mercado laboral por las mejores plazas de trabajo.

La empleabilidad de los egresados puede ser un elemento importante que permite definir la calidad y pertinencia de una institución académica. Es una manera en la que en países como el nuestro se pueda medir el desempeño social de sus universidades y así mejorar el aporte que hacen a la sociedad.

Pensamos que debe ser un imperativo ético, de parte de las academias, implementar programas e iniciativas que ayuden a aumentar el nivel de empleabilidad de sus egresados. Esto es cumplir con uno de sus roles más importantes: generar empleo de valor en la sociedad dominicana.

Por: Ing. José Armando Tavárez Rodríguez

Twitter: @JTavarezR