La transformación digital de la universidad dominicana

En estos días hemos tenido la oportunidad de leer varios artículos sobre la transformación digital en varios ámbitos de la vida humana. Nos parece interesante la forma en que abordan el tema los diferentes expertos nacionales e internacionales. Hay mucha literatura sobre la aplicación de dicho concepto en el ámbito empresarial. Sería interesante preguntarse: ¿cómo se vive la transformación digital en el ámbito universitario?

La transformación digital es un fenómeno vinculado a las tecnologías digitales y sus efectos en la vida cotidiana de personas e instituciones. Afecta a las instituciones porque ellas, en función de la realidad digital en que vivimos, deben transformarse para adecuar su estrategia y procesos a los requerimientos que demanda el mundo actual. Vivimos en un mundo digital con cultura digital.

Las universidades e instituciones de educación superior, como actores importantes de la sociedad postmoderna, deben también definir acciones concretas que permitan aprovechar mejor las oportunidades que crean las plataformas digitales. Los estudiantes, en su mayoría nativos digitales, esperan que sus centros educativos apliquen con eficiencia y eficacia acciones digitales para mejorar los ambientes formativos en donde se encuentran.

La universidad del presente y futuro debe ser digital. Una universidad en red hace uso intensivo de las tecnologías de la información y comunicación (TIC). Tiene sus procesos automatizados, enseñan en ambientes de aprendizaje en línea, disponen de infraestructura tecnológica de primer nivel y un modelo pedagógico basado en criterios digitales.

En nuestro país se hace necesario impulsar con más fuerza esta tendencia global. El proyecto República Digital supone un marco favorable para la realización del ideal de una universidad moderna, abierta, inclusiva y de calidad. El Ministerio ha puesto en marcha medidas concretas para la puesta en línea de muchos de sus servicios y apoya mediante becas la formación de jóvenes talentosos en profesiones tecnológicas. Aprovechemos este ambiente favorable para llegar a una nueva era académica. Vamos camino a una revolución de la Universidad 4.0 en nuestro país. ¡Adelante!

Por: Ing. José Armando Tavárez Rodríguez

Twitter: @JTavarezR

Importancia estratégica de la educación tecnológica

Ha sido una semana extraordinaria para la formación tecnológica. Por ejemplo, como un hito histórico importante, se celebró el Simposio Internacional de Creación de Capacidades en tecnología de la información y comunicación (TIC) organizado por la Unión Internacional de las Telecomunicaciones (UIT) y el Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (INDOTEL). También, y para buena fortuna, la Cámara Americana de Comercio, a través de su CámaraTIC, lanzó su programa de Oferta Educativa en TIC (PROATIC) que busca acercar el sector privado y académico para asegurar que las academias formen los estudiantes en las competencias digitales que se necesitan en el campo tecnológico del país. Es por eso que afirmamos que ha sido una semana de oro para la educación tecnológica.

El mundo está reconociendo y teniendo mayor conciencia de la importancia estratégica que supone contar con una masa crítica de talentos tecnológicos. Los profesionales que tienen mayores garantías de un mejor presente y futuro, son aquellos que se especializan en los sectores de mayor demanda de empleo y emprendimiento. Un sociedad digital requiere una importante cantidad de expertos en tecnología. Es por eso, que todas las empresas y organizaciones necesitan personal especializado en TIC para el éxito de sus negocios y actividades.

Las carreras tecnológicas ofrecen mayores garantías de empleo. Esto se debe en gran medida por hay una brecha entre la oferta y demanda de especialista en TIC en el mundo. Por ejemplo, en Estados Unidos se requerirán cerca de un millón de nuevos profesionales TIC para el 2020 y, a entender de los especialistas, las instituciones académicas no podrán suplir esa demanda en las cantidad y calidad requerida. Este mismo fenómeno ocurre en la República Dominicana.

Es por eso que debemos celebrar el hecho de que, tanto el sector público como privado, reconocen este fenómeno y en consecuencia se están estableciendo los mecanismos para garantizar una adecuación de las ofertas educativas a las necesidades del mercado laboral. Todos los países deben tener una buena estrategia de capacitación en TIC con apoyo de todos los sectores de la sociedad. Sigamos avanzando en este sentido. Así lograremos convertirnos en una República Digital.

Por: Ing. José Armando Tavárez Rodríguez

Twitter: @JTavarezR