La inteligencia artificial aplicada a la educación

La inteligencia artificial es una realidad presente en la vida cotidiana. Sin darnos cuenta, manejamos programas informáticos que incorporan algoritmos inteligentes que nos ayudan en nuestras tareas diarias. Varios dispositivos, como los teléfonos inteligentes, incorporan softwares que permiten el reconocimiento de la voz, la analítica de textos u otras funciones propias del mundo cibernético e inteligente.

Al reflexionar sobre los avances tecnológicos que han surgido en los últimos tiempos, podemos hacernos la siguientes pregunta: ¿Puede la inteligencia artificial ser aplicada a la educación y en consecuencia mejorarla? ¿Es la inteligencia artificial una amenaza o representa un gran avance para la humanidad?

Un estudio de la Universidad de Stanford señala que “la realidad virtual, el aprendizaje adaptativo o la analítica del aprendizaje serán habituales en las aulas dentro de quince años”. Es decir, muchas plataformas de educación en línea y otras que acompañan el proceso de aprendizaje incorporarán modelos de inteligencia artificial que van a desarrollar mejores modelos pedagógicos y de seguimiento educativo.

Según ese estudio, la realidad virtual, el aprendizaje adaptativo, la analítica del aprendizaje (learning analitycs) y la enseñanza online serán habituales en las aulas en tan solo quince años. Todas estas nuevas áreas tienen como soporte los algoritmos de inteligencia artificial que son capaces de analizar y generar patrones a partir del procesamiento analítico de los datos.

La realidad actual nos permite concluir que estamos viviendo en la era de la inteligencia artificial. Debemos aprender las formas más idóneas que nos permitan aprovecharla para generar mejores condiciones de vida para la gente. Nunca tengamos miedo a los avances científicos y tecnológicos. Procuremos que los mismos estén al servicio de la humanidad.

Por: Ing. José Armando Tavárez Rodríguez

Twitter: @JTavarezR

Tecnologías para mejorar la seguridad

Los expertos en desarrollo humano han aceptado el hecho de que todo avance en la calidad de vida de la gente implica también otros desafíos. Una sociedad más moderna enfrenta nuevas amenazas en diferentes aspectos. Por ejemplo, en el tema de seguridad ciudadana se dan nuevas realidades fruto de las desigualdades y otros aspectos que provoca un crecimiento económico generalizado. De frente a ésta realidad, las tecnologías ofrecen posibilidades que permiten enfrentar las situaciones de inseguridad. Podemos mencionar varios ejemplos que ilustran la aplicación de las plataformas tecnológicas a la solución del problema.

Por un lado, en el área de la vigilancia ciudadana hay muchas herramientas que permiten hacer supervisión de los hechos en diferentes áreas urbanas. Además existen diversos programas informáticos de reconocimiento facial y geolocalización que nos ayudan a llevar una trazabilidad de elementos sospechosos y potenciales amenazas a la seguridad de las personas en un barrio, sector, pueblo o ciudad.

También es importante señalar que el mundo digital supone también grandes retos. Existen amenazas digitales difíciles de detectar y prevenir. La buena noticia es que contamos con profesionales capacitados y organismos públicos o privados que se encargan de combatir este nuevo flagelo que es propio del siglo XXI.

En definitiva, todos necesitamos sentirnos seguros para poder vivir según estándares mínimos de calidad. Los seres humanos requieren garantías que le aseguren un mínimo de seguridad a la hora de realizar sus actividades cotidianas. Cada persona necesita sentir que puede salir de sus casas sin la amenaza de ser agredido, violentado o amenazado. Es por eso que las sociedades deben construir políticas publicas, acciones y proyectos que mejoren los ambientes humanos con un enfoque en seguridad ciudadana.

Para lograr todo lo mencionado, recomendamos que aprovechemos las tecnologías y, apliquemos en todas las propuestas y soluciones el uso intensivo de las mismas. Nunca debe faltar el enfoque tecnológico de la seguridad. Con esto garantizamos una sociedad más segura.

Por: Ing. José Armando Tavárez Rodríguez

Twitter: @JTavarezR

Innovación y competitividad en el sector tecnológico

Al iniciar el año nos embarga un sentimiento de optimismo al saber que el gobierno ha dedicado el año a la innovación y a la competitividad. Los países no pueden lograr niveles de desarrollo que impacten positivamente la vida de las personas sin innovar para competir mejor en el mercado global. Dentro de un amplio abanico de sectores donde propulsar dicha innovación, nos parece que el tecnológico es un pilar fundamental para mejorar de manera significativa nuestra competitividad.

Una de las claves fundamentales de la innovación tecnológica es la educación. Hay una relación directamente proporcional entre el nivel educativo de los ciudadanos y el nivel de competitividad país. Dentro de los diferentes tipos y niveles educativos, la educación técnica y tecnológica es la que mejores empleos produce.

También es importante apoyar el emprendimiento en todas su facetas. Con respeto al tipo de emprendimiento tecnológico hace falta el fortalecimiento de todo el sistema de innovación y emprendiendo con el apoyo de grandes actores nacionales como la Asociación Nacional de Jóvenes de Empresa (ANJE) así como el Viceministerio de Industria y Comercio para apoyo a las PYMES.

Por último, es importante ampliar el marco legal para el fomento de la innovación tecnológica. Ya existen varias leyes y decretos. Quizás estamos en una oportunidad de oro para reorganizar todo el andamiaje legal actual. Se que desde varios ministerios se están haciendo esfuerzos en este sentido. Debemos continuar con dichos trabajos.

En definitiva, estamos en un buen momento a nivel nacional. El motor que impulsa la competitividad nacional es la innovación. La innovación tecnológica entendida como la capacidad de crear nuevos productos y servicios, mejorar los procesos y mejorar los servicios públicos. Con una efectiva alianza pública y privada podemos lograrlo. ¡Enhorabuena para todos en este año de la innovación y la competitividad!

Por: Ing. José Armando Tavárez Rodríguez

Twitter: @JTavarezR