Los jóvenes quieren educación de calidad

En la República Dominicana, se celebra el 31 de enero como Día Nacional de la Juventud. Se hace coincidir dicha fecha con la festividad de San Juan Bosco, fundador de los Salesianos, orden religiosa que ha hecho mucho bien en nuestro país. Todos estos momentos especiales del año nos hacen reflexionar sobre el rol que juega la juventud que se está formando en tantas instituciones educativas. Ellos representan el relevo generacional de los que actualmente ocupan diversas posiciones de liderazgo. Por lo que llegamos a la siguiente pregunta, ¿cómo estamos formando a la actual generación de jóvenes?

Uno de los temas más recurrentes en las conversaciones académicas de todos los días es el que hace referencia a la calidad educativa. Parece que hay un consenso general sobre la importancia de mejorar la calidad del sistema educativo y por tanto de los elementos que la conforman. Esto nos permite resaltar tres aspectos de la calidad que consideramos de altísima relevancia.

En primer lugar, los modelos pedagógicos que implementamos en las aulas deben responder a las exigencias y realidades actuales. La juventud está sometida constantemente a una cantidad impresionante de “distractores” e informaciones que la mantiene enfocada en temas que a lo mejor no generan valor. El gran desafío está en como podemos construir procesos de aprendizaje que hagan más rica la experiencia educativa y ayude a desarrollar plenamente el talento de los jóvenes.

Por otra parte, debemos revisar los contenidos que enseñamos. Las tendencias globales parecen definir un camino donde se hace más importante las habilidades que permiten aprender permanentemente, en lugar de memorizar contenidos que rápidamente se desactualizan. Uno de los esfuerzos que debemos realizar radica en encender la llama del amor al conocimiento en el corazón de los estudiantes.

Por último, están los maestros. Una educación de calidad nunca será posible sin ellos. Con mejores maestros, tendremos mejor educación, ¿cómo podemos tenerlos? Debemos reconocer que hay excelentes maestros en el sistema pero sigue siendo un tema complejo. Un componente fundamental sería: vocación más buena formación. Esta es la forma, en mi humilde opinión, que se puede tener un maestro de calidad.

En fin, para tener garantía de un mejor futuro debemos formar una clase dirigente que realice sus labores de liderazgo dentro del marco de la ética, la experiencia y el conocimiento. Eso solo puede lograrse, si nuestras instituciones académicas proveen educación de la calidad a los estudiantes de hoy, que serán los líderes del mañana. Luchemos por una calidad de la educación al servicio del liderazgo nacional.

Por: Ing. José Armando Tavárez Rodríguez

Twitter: @JTavarezR

Educación tecnológica para todos

La educación formal que tenemos en la actualidad es una realidad de los últimos siglos en la historia de la humanidad. Ciertamente, en la antigüedad existían academias dedicas a formar, en las artes y conocimientos de la época, a un grupo selecto de personas pero no existía un concepto de educación universal o educación para todos. Las conquistas que como sociedad mundial hemos experimentado en los últimos años nos han permitido garantizar a la población general un nivel educativo mínimo.

La aspiración de toda sociedad desarrollada es que al menos la población esté alfabetizada y tenga un nivel de escolaridad que le permita ser productivo en un mundo cambiante y en crecimiento. En prácticamente todas las constituciones de las diferentes naciones de la tierra la educación es considerada un derecho fundamental y por tanto es deber del estado garantizarla a todos sus ciudadanos.

En adición a esta realidad, consideramos que nuestros países deben hacer esfuerzo para garantizar los niveles educativos superiores entre los que se encuentra el de la educación técnica y tecnológica.

La educación tecnológica es cada vez más necesaria en un mundo altamente tecnológico. Establecer mecanismo que amplíen las posibilidades de formar más y mejores profesionales en el campo de la tecnología de la información y comunicación (TIC) es una necesidad estratégica para cualquier país.

La educación en TIC genera empleo de alto valor y emprendimiento innovador. Las carreras profesionales de mayor demanda y crecimiento son las relacionadas con tecnología. Apoyar a que nuestros ciudadanos accedan a educación tecnología de calidad es una prioridad nacional. Continuemos ampliando las posibilidades de esta formación y capacitación tan valiosa en nuestro mundo digital.

Por: Ing. José Armando Tavarez, MBA, PhD (c)

Twittear: @JTavarezR

Facebook/JTavarezR

Emprendimiento a la dominicana

En la Semana Global del Emprendimiento, la República Dominicana se vistió de innovación y creatividad. La nación fue testigo de competencias, foros, conferencias y actividades múltiples de apoyo al ecosistema de emprendimiento nacional. Por eso es oportuno el momento para reflexionar sobre las políticas públicas que permiten consolidar y seguir fortaleciendo el espíritu emprendedor de los dominicanos.

En primer lugar, la base legal y los correspondientes procedimientos para las implementación de sus disposiciones, deben fortalecerse. Entendemos que con la Ley de Emprendimiento se da un apoyo institucional al desarrollo de una cultura emprendedora en el país y se crean instituciones necesarias para el fortalecimiento de dicho ecosistema.

Por otro lado, es necesario crear diversas fuentes de financiamiento que permitan, sobretodo a los más innovadores, contar con los recursos económicos para concretizar sus proyectos. La innovación radical y tecnológica necesita de capital de riesgo y fondos semilla que hagan realidad sus ideas.

Por último, es necesario formar y educar a los emprendedores. Mientras más capacitación tengan las personas que desean crear empresas y convertir sus ideas en soluciones a problemas reales, más probabilidades de éxito tendrán en la concreción de sus emprendimientos.

Está confirmado en varios informes internacionales, que con una mayor cultura emprendedora los países tiene mejores niveles de desarrollo, innovación y creatividad productiva. Felicitamos a las instituciones que hacen sus aportes para que esto sea posible: Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE), BanReservas, Vicepresidencia de la República, Ministerio de Industria y Comercio, las Universidades y personalidades, entre otras instituciones públicas y privadas. Con la colaboración de todos podemos hacer de nuestro país un lugar de emprendimiento e innovación.

Por: Ing. José Armando Tavarez, MBA, PhD (c)
Twitter: @JTavarezR
Facebook/JTavarezR