Acceso universal a Internet

El mundo ha cambiado. Los avances científicos y tecnológicos han transformado nuestro estilo de vida. La forma en que vivimos no sería igual sin los productos y servicios tecnológicos. La manera de comunicarnos, comercializar y educarnos, ya dejó de ser una experiencia únicamente presencial. ¿Cómo impacta este fenómeno en las normativas legales y leyes sobre los derechos humanos?

Estamos ante una nueva etapa de la humanidad que supone nuevos derechos y deberes. Entre esas nuevas realidades, surge el derecho digital o de acceso a Internet que sirve para que todos y todas puedan ejercer y disfrutar de sus derechos a la libertad de expresión, de opinión y otros derechos humanos fundamentales que conforman la democracia.

En esta era digital, varios países han definido el acceso a internet como un derecho humano. Por ejemplo, la Organización de Naciones Unidas, a través de sus organismos, está trabajando en varios proyectos para garantizar que el acceso a Internet sea ampliamente disponible sin importar condición social, económica o cualquier otra realidad. En esta lucha no están solamente las organizaciones no gubernamentales y demás actores de la sociedad. Existen un proyecto, liderado por Facebook, que pretende asegurar acceso universal a internet. En el mundo, aproximadamente el 60% de la población todavía no tienen acceso.

Se han reflexionado sobre las garantías de este acceso, en el sentido de que debe contemplar conectividad, pero también calidad de la conexión y la velocidad de la misma. El servicio de Internet permite democratizar el acceso a contenidos educativos digitales y otros servicios gratuitos que ayudan a generar igualdad de oportunidades.

Por: Ing. José Armando Tavárez Rodríguez

Twitter: @JTavarezR

Un ciberespacio seguro y neutro

El primer martes de cada febrero del año se celebra en el mundo el Safer Internet Day o día del Internet Seguro o Sano. Dicha iniciativa, que tiene sus orígenes en la Unión Europea y diversos programas, procura el desarrollo de un ciberespacio más sano para todos y todas. Este evento se conmemora en varios países a través de diversas actividades. La idea consiste en que las organizaciones y personas ayuden a “promover y debatir sobre la necesidad de tener una Internet más segura, sobre todo para las niñas, niños y adolescentes”.

Las estadísticas confirman que en los últimos años se ha experimentado un crecimiento sostenido del cibercrimen. Este fenómeno no solo impacta las organizaciones sino también las personas. Se han incrementado los ataques phising o suplantación de identidad, así como los acosos cibernéticos, pornografía infantil y otras realidades que amenazan la buena convivencia en el mundo digital.

En la medida en que los seres humanos tengamos un estilo de vida cada más digital, aumentarán las amenazas y peligros en esos medios tecnológicos. Necesitamos personas y acciones que nos ayuden a proteger y prevenir nuestros datos en la web y así aprovechar al máximo las bondades que ofrecen dichas plataformas.

Un tema que ha generado especial atención en este último año y que de alguna manera se vincula con el compromiso de construir una internet segura, es el que tiene que ver con la neutralidad de la red. Este es un principio por el cual “los proveedores de servicios de Internet y los gobiernos que la regulan deben tratar a todo tráfico de datos que transita por la red de igual forma indiscriminadamente, sin cobrar a los usuarios una tarifa dependiendo del contenido, página web, plataforma o aplicación a la que accedan”. Las prestadoras de servicios de telecomunicaciones y los creadores de contenidos son actores fundamentales a la hora de construir una verdadera sociedad democrática y digital.

Es fundamental que sigamos reflexionando sobre la responsabilidad que tienen los organismos gubernamentales en cada nación de garantizar la construcción de una red segura y abierta siempre a los mejores intereses de los usuarios. #TodosJuntosPorUnInternetSeguro

Por: Ing. José Armando Tavárez Rodríguez

Twitter: @JTavarezR