Un ciberespacio seguro y neutro

El primer martes de cada febrero del año se celebra en el mundo el Safer Internet Day o día del Internet Seguro o Sano. Dicha iniciativa, que tiene sus orígenes en la Unión Europea y diversos programas, procura el desarrollo de un ciberespacio más sano para todos y todas. Este evento se conmemora en varios países a través de diversas actividades. La idea consiste en que las organizaciones y personas ayuden a “promover y debatir sobre la necesidad de tener una Internet más segura, sobre todo para las niñas, niños y adolescentes”.

Las estadísticas confirman que en los últimos años se ha experimentado un crecimiento sostenido del cibercrimen. Este fenómeno no solo impacta las organizaciones sino también las personas. Se han incrementado los ataques phising o suplantación de identidad, así como los acosos cibernéticos, pornografía infantil y otras realidades que amenazan la buena convivencia en el mundo digital.

En la medida en que los seres humanos tengamos un estilo de vida cada más digital, aumentarán las amenazas y peligros en esos medios tecnológicos. Necesitamos personas y acciones que nos ayuden a proteger y prevenir nuestros datos en la web y así aprovechar al máximo las bondades que ofrecen dichas plataformas.

Un tema que ha generado especial atención en este último año y que de alguna manera se vincula con el compromiso de construir una internet segura, es el que tiene que ver con la neutralidad de la red. Este es un principio por el cual “los proveedores de servicios de Internet y los gobiernos que la regulan deben tratar a todo tráfico de datos que transita por la red de igual forma indiscriminadamente, sin cobrar a los usuarios una tarifa dependiendo del contenido, página web, plataforma o aplicación a la que accedan”. Las prestadoras de servicios de telecomunicaciones y los creadores de contenidos son actores fundamentales a la hora de construir una verdadera sociedad democrática y digital.

Es fundamental que sigamos reflexionando sobre la responsabilidad que tienen los organismos gubernamentales en cada nación de garantizar la construcción de una red segura y abierta siempre a los mejores intereses de los usuarios. #TodosJuntosPorUnInternetSeguro

Por: Ing. José Armando Tavárez Rodríguez

Twitter: @JTavarezR

Demanda creciente de profesionales tecnológicos

 

La era de la información y el conocimiento se caracteriza por la importancia estratégica que tiene el desarrollo del talento humano en los sectores productivos. Las herramientas digitales y tecnológicas se constituyen en base fundamental del desarrollo de los pueblos en el siglo XXI. Una industria fundamental de esta nueva economía digital es el sector de las tecnologías de la información y comunicación (TIC).

En muchos países se cuenta con planes estratégicos de capacitación tecnológica que contempla satisfacer la demanda en crecimiento de profesionales especializados en las áreas de TIC. Para que un país, sociedad, ciudad o sector pueda ser más competitivo, debe contar con buenos desarrolladores de software, soportes técnicos, gerentes de proyectos tecnológicos, expertos en redes, especialistas en ciberseguridad, analistas de datos, gurús de la comunicación digital y demás áreas del saber tecnológico mundial.

Para lograr la importante meta de la capacitación y formación del talento tecnológico se necesita el trabajo conjunto del sector privado, público y la academia. Las instituciones educativas deben estar cerca del aparato productivo nacional y definir sus ofertas académicas de acuerdo a las necesidades de la sociedad. El proyecto República Digital, en todos sus componentes, es una gran oportunidad para alcanzar tan importante objetivo.

Entendemos que para satisfacer la demanda creciente de profesionales en TIC necesitamos aumentar la oferta de carreras e instituciones que formen en este sector. También debemos motivar desde los primeros años de formación a los niños y niñas en las áreas de ciencia, tecnología, matemáticas e ingenierías. Estas son las disciplinas que fomentan la innovación y la creatividad que permiten garantizar mayores niveles de competitividad global en naciones como la nuestra.

Por: Ing. José Armando Tavarez, MBA, PhD (c)

@JTavarezR

Academia y cuarta revolución industrial

Cada época tiene su tema. Los historiadores e intelectuales de todos los tiempos intentan clasificar y explicar las etapas en las que ha ido evolucionando la humanidad. Desde la era antigua, pasando por la edad media y moderna, hasta llegar a nuestro días, el ser humano ha cambiado su entorno para adaptarlo a las circunstancias y necesidades de su tiempo. En el pasado conocimos la llamada era industrial. Fueron tiempos de cambio, progreso y también de grandes desafíos sociales. Hoy, algunos expertos dicen que estamos viviendo una cuarta revolución industrial. ¿Qué significa eso? ¿Qué impacto tiene en la academia?

Desde la invención de la máquina del vapor, la humanidad ha innovado y creado tecnologías que cambian el mundo. Actualmente estamos en la era digital. Su impacto se nota en todas las esferas de la vida humana, incluyendo la industria. Es por eso que economistas, sociólogos y expertos están acuñando nuevos conceptos para describir que está pasando y uno de ellos es Industria 4.0 o cuarta revolución industrial. Este nuevo enfoque sobre la realidad actual implica una convergencia entre las tecnologías digitales emergentes y existentes con los medios de manufactura y producción industrial, dando origen a nuevas realidades.

La impresión 3D, la nanotecnología, la ingeniería genética, la robótica y otras disciplinas, se acercan a las personas y ponen en sus manos el poder de cambiar radicalmente su entorno y sus vidas. Imaginen fábricas completamente automatizadas que entregan productos en la puerta de su casa con la ayuda de drones o vehículos autónomos. Esto es solo un ejemplo de lo que se avecina.

De frente a este entorno tecnológico y revolucionario, las universidades deben fijar posición. El mundo digital requiere de universidades que incorporen con inteligencia e innovación lo digital en todos los aspectos de sus procesos administrativos y académicos. También deben las academias saber que no podemos seguir ofreciendo carreras profesionales que en cuatro años ya no responden a las necesidades de una sociedad cambiante y altamente tecnológica.

Pensamos que ha llegado la hora de la Universidad 4.0 o Universidad Digital. Así como ocurre en la industria, debemos incorporar tecnologías que permitan cambiar radicalmente la realidad de nuestras universidades para que, sobre todo, respondan mejor a las necesidades de nuestros jóvenes. Es tiempo de cambio. Es tiempo de revolución 4.0

Educación tecnológica para todos

La educación formal que tenemos en la actualidad es una realidad de los últimos siglos en la historia de la humanidad. Ciertamente, en la antigüedad existían academias dedicas a formar, en las artes y conocimientos de la época, a un grupo selecto de personas pero no existía un concepto de educación universal o educación para todos. Las conquistas que como sociedad mundial hemos experimentado en los últimos años nos han permitido garantizar a la población general un nivel educativo mínimo.

La aspiración de toda sociedad desarrollada es que al menos la población esté alfabetizada y tenga un nivel de escolaridad que le permita ser productivo en un mundo cambiante y en crecimiento. En prácticamente todas las constituciones de las diferentes naciones de la tierra la educación es considerada un derecho fundamental y por tanto es deber del estado garantizarla a todos sus ciudadanos.

En adición a esta realidad, consideramos que nuestros países deben hacer esfuerzo para garantizar los niveles educativos superiores entre los que se encuentra el de la educación técnica y tecnológica.

La educación tecnológica es cada vez más necesaria en un mundo altamente tecnológico. Establecer mecanismo que amplíen las posibilidades de formar más y mejores profesionales en el campo de la tecnología de la información y comunicación (TIC) es una necesidad estratégica para cualquier país.

La educación en TIC genera empleo de alto valor y emprendimiento innovador. Las carreras profesionales de mayor demanda y crecimiento son las relacionadas con tecnología. Apoyar a que nuestros ciudadanos accedan a educación tecnología de calidad es una prioridad nacional. Continuemos ampliando las posibilidades de esta formación y capacitación tan valiosa en nuestro mundo digital.

Por: Ing. José Armando Tavarez, MBA, PhD (c)

Twittear: @JTavarezR

Facebook/JTavarezR

Tecnologías para el aula 

En nuestro país vivimos momentos importantes de cambio y transformación. Con la aplicación de la ley general de educación en lo que respecta al presupuesto anual de un 4% del producto interno bruto (PIB), se están iniciando transformaciones importantes para el nivel de educación preuniversitaria. Además del crecimiento en infraestructura y el inicio de la aplicación de la nueva norma de formación docente, el país cuenta con el proyecto República Dominicana Digital que supone una gran oportunidad para el sistema educativo nacional mediante un uso intensivo de las tecnologías de la información y comunicación en el aula. Para lograrlo, entendemos que se pueden aplicar las siguientes estrategias.
En primer lugar, debemos formar y capacitar a nuestros maestros en el diseño e implementación de nuevas estrategias pedagógicas basadas en tecnología. No basta con saber usar equipos y programas informáticos. Debemos acompañar a nuestros docentes en la importante labor de incorporar las TIC en su pedagogía.
Además, es importante enfocarnos en los contenidos educativos digitales. La existencia de currículos gratuitos y fáciles de adaptar a la realidad dominicana debe ser siempre nuestra preferencia. También hay una serie de herramientas, como por ejemplo YouTube, con un amplio catálogo de aplicaciones en el ámbito educativo.
Un elemento importante es que la mayor inversión en una estrategia de incorporación de TIC en el aula no debe ser en equipos. Nuestro mayor esfuerzo debe estar orientado a la formación de los maestros y a la reutilización inteligente de los contenidos y tecnologías existentes. Siempre se deben preferir las herramientas tecnológicas gratuitas y de calidad.
En fin, una buena práctica pedagógica en el uso intensivo de TIC en el aula dominicana. Sabemos que con República Digital y la aplicación del 4% se tendrá mayor empeño en priorizar dichas tecnologías para los próximos años de la educación dominicana.

El valor de inventar

En estos días se ha dado a conocer a la opinión pública la maravillosa noticia de que la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM) se convirtió en la primera universidad en lograr una patente de invención internacional. Nos parece que con ese hecho se define un antes y un después en la educación superior dominicana.

La universidad es un centro de conocimiento. Podríamos decir que es una de las instituciones más importantes en la actual era digital. Es la organización humana llamada a jugar uno de los roles más importantes de nuestro siglo: crear y difundir conocimiento.

En lo que tiene que ver con difusión del conocimiento, la universidad dominicana ha desempeñado una gran labor. En las últimas cuatro décadas del siglo pasado, y en estos años que ya lleva la presente centuria, las estadísticas muestran un crecimiento exponencial del número y tipo de universidades e instituciones de educación superior. Ya son casi cincuenta las instituciones reconocidas por el Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (MESCyT).

Sin embargo, hay un rol que debe desempeñar la universidad en nuestro país. El de la investigación, desarrollo e innovación. Las academias no sólo están llamadas a difundir conocimiento. También deben centrar sus esfuerzos en la creación e innovación. Los centros, grupos y departamentos de investigación universitaria son los llamados a jugar un papel fundamental en el crecimiento económico y aumento de nuestra competitividad nacional mediante el desarrollo de innovaciones y aplicación de investigaciones generales y aplicadas.

La PUCMM y el INTEC han alcanzado extraordinarios resultados en materia de investigación y desarrollo. Se convierten así en ejemplo a seguir por las demás academias dominicanas. Sigamos sus huellas luminosas de conocimiento e invención.

Por: Ing. José Armando Tavarez, MBA, PhD (c)

Twitter: @JTavarezR

Facebook/JTavarezR

Blog: www.josearmando.do

Rector del ITLA diserta en Costa Rica sobre los desafíos de la educación tecnológica en AL

rector002
José Armando Tavarez

El rector del Instituto Tecnológico de las Américas (ITLA) y Presidente de la Asociación Dominicana de Rectores de Universidades (ADRU), José Armando Tavarez, expuso el caso del sistema educativo en la República Dominicana y lo comparó con indicadores de otros países, tales como México, el cual, destacó que tiene nueve modelos distintos de educación tecnológica y politécnica. Esto en el marco del Tercer Foro Latinoamericano de Universidades Tecnológicas y Politécnicas que se llevó a cabo en la Universidad Técnica Nacional de Costa Rica.

 

RECTOR ITLA
José Armando Tavarez

La realidad en el contexto del apoyo institucional del Estado es el “Plan Nacional de Educación Superior 2008-2018”, como estrategia y compromiso del Pacto Educativo, cuyo objetivo es fomentar la creación de una Red Nacional de Institutos Técnicos Superiores Comunitarios, afirmó. Concluyó que el ITLA es una institución técnica superior que provee formación de alto nivel y calidad para la generación de empleo, emprendimiento e innovación aplicada.

Por otra parte, tecnologías para superar la desigualdad, integración que impulse el crecimiento y mayor acceso a la enseñanza superior, investigación y desarrollo para aumentar la competitividad fueron las recomendaciones de Josette Altmann Borbón, secretaria general de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), dentro del panel “Universidades tecnológicas y politécnicas en el contexto latinoamericano del siglo XX”, que se llevó a cabo en la Universidad Técnica Nacional de Costa Rica, en el marco del Tercer Foro Latinoamericano de Universidades Tecnológicas y Politécnicas.

Moderado por Luis Guillermo Carpio, rector de la Universidad Estatal a Distancia de la nación centroamericana, el panel contó con especialistas que realizaron diagnósticos de la situación actual de la educación tecnológica y politécnica en la región y expusieron recomendaciones para el desarrollo del subsistema en América Latina.

 

Josette Altman Borbón
Josette Altman Borbón

Julio Calvo Alvarado, Rector del Instituto Tecnológico de Costa Rica, presentó propuestas para el mejoramiento de la educación tecnológica en su país, así como las acciones que se han adoptado desde el instituto que dirige. Enfatizó en la necesidad de una formación robusta de ingenieros para proyectar innovación.Existe poca participación de mujeres dentro de las ingenierías, así que se debe romper con esta tendencia y apostar por el incremento, precisó.

Asimismo, Calvo sugirió crear un sistema educativo integral con posgrados en las ingenierías, que privilegie un modelo de investigación e innovación, vincule las maestrías con la industria nacional y fortalezca una institución de investigación donde participen equipos interdisciplinarios para lograr el reto actual de las universidades, que es el de formar al mejor talento humano, crítico e innovador y con compromiso social, subrayó.

Raúl Martínez Hernández, presidente de la Asociación Nacional de Universidades Tecnológicas (ANUT) expuso los objetivos de la organización, entre los cuales destacan la promoción y el fortalecimiento de los programas educativos, así como la vinculación internacional con organismos afines. La ANUT surgió en 2005 y agrupa en la actualidad a 113 universidades, mismas que matriculan a 230 mil alumnos que representan el seis por ciento de la matrícula terciaria en México.

 

Raúl Martínez Hernández
Raúl Martínez Hernández

La pertinencia del modelo permite vincularse con el sector privado, y más si se trabaja en la conformación de nuevas carreras para fomentar la empleabilidad, afirmó Martínez Hernández y reveló que el cien por ciento del profesorado cuenta con nivel de maestría o doctorado.

Finalmente, para Alberto Celi Apolo, vicerrector de Investigación y Proyección Social de la Escuela Politécnica Nacional de Ecuador (EPN), el desafío que enfrenta el sistema, dado que la tradición ha sido sólo formar profesionales y los profesores dedicarse a la docencia, es apostar por la investigación, crear de maestrías de investigación y regular los doctorados.

Por lo tanto, es necesario incrementar la producción científica, desarrollar tecnología e innovación propia y generar recursos financieros de autogestión que permitan la sostenibilidad en el tiempo del sistema, concluyó.

Fuente: https://udual.wordpress.com